Revista Vórtice #19 La Tierra y sus habitantes “Cuernavaca, Ciudad Verde”

Cuernavaca, Ciudad Verde

Ivonne Yazmín Arce García * Autora

El término Ciudades Verdes está de moda, y cada día es más frecuente leer o escuchar que en diferentes partes del mundo existen ciudades que se están transformando para ser o convertirse en verdes o sustentables, mediante la implementación de actividades ecológicas que presentan grandes beneficios para sus regiones, minimizando con ello el impacto negativo de las actividades diarias del ser humano sobre el entorno, lo que las vuelve valiosas y las distingue como comunidades vanguardistas.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), una Ciudad Verde o sustentable, es aquella que, sin forzar los ciclos naturales de su región, asegura los procesos productivos y de consumo de la sociedad que radica en ella, tanto en su consumo directo, como en el intercambio de recursos por desarrollos tecnológicos, bienes de capital y de consumo duradero en el tiempo y en el espacio. Por lo que una Ciudad Verde será aquella donde exista una adecuada movilidad, considerable ahorro de energía, eficaz aprovechamiento de los recursos hídricos, disminución de la contaminación (visual, física y auditiva) y la creación de espacios públicos agradables para el esparcimiento.

Visto de esta forma, ¿cómo podrá nuestra hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, llegar a ser una Ciudad Verde, para que continúe siendo considerada y elegida para tener una mejor calidad de vida, debido a que es privilegiada por sus condiciones climatológicas y por ello orgullosamente denominada en México La ciudad de la eterna primavera y que favorece escenarios laborales por la cercanía con la Ciudad de México?

¿Podrá Cuernavaca cambiar su situación actual y llegar a condiciones de sustentabilidad? La ciudad ha crecido y se ha poblado sin planeación, lo que origina que muchas familias no cuenten con los servicios básicos, como el abastecimiento de agua potable o el servicio de recolección de la basura (orgánica e inorgánica), regada por las calles y avenidas.

Ante este escenario, es necesaria la colaboración conjunta entre sociedad y gobierno, para realizar y pilotear prácticas limpias desde casa, comunidad, escuelas, supermercados, industrias, hospitales, ayuntamiento y todos los sectores involucrados en una colonia o unidad habitacional, lo que permitirá el desarrollo de una cultura colectiva y una responsabilidad social.

Para generar un detonante de este hecho en una micro-sociedad de economía media, se ha planteado, como proyecto de maestría de quien suscribe y bajo la dirección de la doctora María Guadalupe Valladares Cisneros, trabajar arduamente con una unidad habitacional multifamiliar (UHM), en la cual se comparten, además del espacio físico, los servicios básicos requeridos para una adecuada calidad de vida.

Actualmente, algunas UHM de nuestra ciudad dan la apariencia de descuido y a simple vista se podría decir que están lejos de formar parte de una Ciudad Verde, por la carencia de servicios que muestran. Sin embargo, a pesar de tener estos aspectos en contra, es necesario trabajar con las personas que habitan y se desarrollan en una UHM, para formar e implementar técnicas ecológicas sencillas, a partir del aprovechamiento de sus espacios y de la disposición adecuada de los residuos que generan a diario. Porque es erróneo afirmar que una Ciudad Verde sólo está ligada a nuevas edificaciones, con planeación de espacios, modernas instalaciones y arquitectura bioclimática (alineación de la construcción para aprovechar los beneficios de los recursos naturales: agua, viento, radiación solar, condiciones óptimas de suelo),lo que las haría sustentables. Si bien estos nuevos desarrollos de vivienda son modernos de inicio, de alto valor agregado y onerosos, actualmente en Cuernavaca el porcentaje de los mismos es bajo.

Por ello es necesario enfocar propuestas y canalizar esfuerzos hacia las microsociedades existentes en la ciudad, valorando sus condiciones y situación actual, para que a partir de estos hechos se innove en el aprovechamiento de sus recursos, se adapten, renueven y mejoren sus condiciones y prácticas, para detonar una cultura con enfoque y visión sostenible en las personas que habitan las UHM. El trabajo en la esfera social es uno de los pilares de mayor importancia para que nuestra ciudad comience a exhibir cambios de conciencia y hábitos de sus habitantes, que muestren el beneficio real que se obtiene al acoplarse a una nueva forma de vida ecológica, y logremos convertir a Cuernavaca, Morelos, en una Ciudad Verde más para el mundo.

* Estudiante de maestría. Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería, UAEM. yaz_black03@hotmail.com